Tradiciones de Halloween que no conocías (o sí)

Estamos a las puertas de una de las fiestas más esperadas del año: Halloween. Pero… ¿qué sabemos realmente sobre esta celebración? Lo más común es que nos venga a la cabeza la típica imagen de los niños americanos yendo de casa en casa con su conocido “truco o trato”. Es por ello que hoy os traemos varias tradiciones de Halloween alrededor del mundo que quizá no son tan famosas.

1. “Samhain” en Irlanda

La palabra gaélica “Samhain” significa “final de la cosecha”, nombre con el cual denominaban a un festival celta pagano, el actual Halloween. Era tradición encender hogueras para ahuyentar a los malos espíritus que venían al mundo de los vivos, así como ponerse trajes y máscaras terroríficas para parecerse a ellos y que, por lo tanto, no se los llevaran. 

Esto se llevó a la actualidad, siguiendo el famoso “trick or treating” en el que los niños se disfrazan y van pidiendo golosinas, tradición que los inmigrantes irlandeses llevaron a Norteamérica. De ahí la imagen de Halloween que todos tenemos en la cabeza.

A nivel gastronómico, destaca el dulce Barm Brack, un bizcocho que esconde un anillo y un penique dentro, representando lo siguiente: “Te casarás este año si encuentras el anillo y tendrás fortuna si encuentras el penique”. Podríamos decir que es un dulce de la suerte.

Finalmente, y como buena tradición irlandesa, encontramos seres mitológicos y fantasmales que recorren las mentes de tantas personas supersticiosas esa mágica noche. Encontramos, por ejemplo, las Banshees, mujeres que traen el presagio de la muerte, y las Pookas, unas hadas que causan destrozos en el mundo de los mortales, entre otros. 

2. “Día de los muertos” en México

Después de la gran fama adquirida por la película Coco, es más que posible que ya sepamos de qué trata esta tradición. En la cultura mexicana es muy popular la idea de que las almas de los muertos regresan al mundo de los vivos, para reencontrarse con sus seres queridos y nutrirse de los alimentos que estos dejan en sus altares. 

Visualmente, destaca mucho la presencia de calaveras, representando distintas formas de acercarnos a nuestros muertos. Encontramos las rimas, por ejemplo, epitafios que unen a los vivos con la muerte personificada con tono humorístico. También están los grabados, caricaturas con alusiones a la muerte festiva. Finalmente, y de categoría gastronómica, encontramos también las Calaveritas de azúcar, dulces en forma de cráneo muy conocidos en la zona, y que también se ofrecen en los altares a los muertos.

Es interesante conocer el hecho de que, en 2008, la UNESCO declaró la festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. ¡Desde luego una festividad digna de presenciar!

3. “Festa di Ognissanti e dei morti” en Italia

Siguiendo la gran cultura gastronómica de la famosa Italia, no es de extrañar que su forma de celebración se base en la comida. Es por ello que la sociedad italiana tiene unas recetas especiales dedicadas al día de Ognissanti, o todos los santos. Ya conocemos por cultura propia que los alimentos más destacados son las calabazas, castañas, legumbres, etc., pero lo que verdaderamente hace especiales a las comidas itálicas… ¡son sus postres!

Lo curioso es que cada región tiene su propia tradición culinaria, como el destacado castagnaccio, un famoso pastel de castañas típico de la Toscana. También destaca la “fava de muertos”, en Romaña y Umbría, o unas galletas comunes en Lombardía llamadas “huesos de los muertos». Es habitual también encontrar dulces más extendidos en el país, como son el turrón de muertos y el pan de muertos. ¿Te atreves a probarlos?

4. “Castillo de Drácula” en Rumanía

Probablemente uno de los lugares más icónicos de Rumanía sea el Castillo del Conde Drácula, líder de las más oscuras historias de terror, en la oscura Transilvania. A diferencia de las tradiciones anteriores, esta forma de celebrar Halloween está más enfocada a aquellos valientes, incluidos los turistas, que quieren adentrarse en el mágico castillo y pasar la noche allí.

Por supuesto, al no tratarse de un tipo de celebración popular, sino más bien enfocada a un público concreto, la entrada al castillo tiene un precio. Se ofrecen diferentes tipologías de tour, unas más enfocadas a familias con niños, por lo que se adapta el ambiente a su edad, mientras que otras son exclusivamente para mayores de edad, puesto que su tour es totalmente nocturno, terrorífico y acompañado de una fiesta final. ¡Escalofriante! ¿Te atreverías a entrar? ¡Déjanoslo en comentarios!

¿Conocías alguna de estas tradiciones? ¡Os leemos!

Nadine Belmonte – Dpto. de Marketing

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *