VIAJE NAVARRA Y PAÍS VASCO EN 1968

AÑORANZA DE UN ABUELO

Este viaje fue uno de los más interesantes. Viajamos por Soria, Navarra, Los valles del Roncal. Visitamos la tumba mausoleo del famoso cantante Gallarre, que tiene un grupo escultórico del gran escultor Benlliure. Después fuimos hacia la maravilla de las maravillas LA SELVA DE IRATI. Precioso paraje de hayedos y abetos con ríos y lagos idílicos y solitarios. 

También visitamos el Castillo de Javier y el Palacio Real de Olite, los dos son evocadores y con una tradición histórica de primera categoría.

Si tuviera que elegir preferiría el de Olite. Es una bellísima fortaleza con majestuosas torres y por dentro amueblado respetando la época con tapices y armaduras evocadoras. 

Después de Irati y Olite, nos desplazamos a ver LAS CUEVAS DE ZUGARRAMURDI, cerca de la frontera con Francia. Este pueblo tiene un pasado oscuro y tenebroso de brujerías y aquelarres. En éstas cuevas se reunían con el Maligno y el Macho Cabrío las perversas brujas del Medioevo. La Inquisición acabó con todo esto drásticamente. Quemó en la hoguera a 56 vecinos del pueblo.

Hoy los lugareños, unos 200 viven muy bien gracias al turismo, debido a la chamusquina.

Después proseguimos el viaje hacia el PAÍS VASCO. Allí fuimos a parar a un pueblo muy vizcaíno MUNDACA junto a la Ría de BERMEO. Cuando llegamos nos sorprendió la cantidad de letreros a favor de ETA y sus esbirros presos. El Ayuntamiento, un edificio de piedra precioso estaba lleno de pintadas ofensivas contra España. 

Hicimos una excursión a SAN JUAN DE GAZTELUGATXE. Es un sitio increíble junto al mar. Se alza en unos peñascos o islotes unidos por puentes pétreos que te llevan a través de 450 escalones hasta lo alto. Una bella ermita con vistas inolvidables, transportan al viajero hacia una ensoñación vital que trastorna. Es un sitio solitario, pero nosotros tuvimos la suerte de encontrar a 3 chicos y 2 chicas vascos, que amablemente nos dieron una explicación de lo que es San Juan de Gaztelugatxe. Es un sitio mágico. En otras épocas, había un ermitaño que fue asesinado por tropas francesas. Su espíritu, dicen, que por las noches tenebrosas se le ve vagar alrededor de los peñascos y la ermita. Hablando con ellos tuvimos la sensación que se avergonzaban de la perversa Eta.

Nos dieron muy buena impresión con su simpatía y amabilidad. 

Luis López Rueda, 2021

Un comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *