TURISMO RESPONSABLE CON ANIMALES

El pasado domingo 22 de Abril se celebró el día de la Tierra, en conmemoración a este día, la publicación de hoy va dedicada al turismo responsable con animales. A la mayoría de nosotros nos gustan los animales y buscamos actividades para interactuar con ellos. Este amor e interés hace que un destino desarrolle actividades para que el visitante tenga la opción de acercarse a ellos, utilizandolos como reclamo turístico.  Lo que muchos de nosotros no sabemos es que la gran mayoría de estas prácticas suponen un gran riesgo para los animales y su única función es lucrativa, lo que supone que el beneficio económico está por encima del bienestar animal.

El principal problema relacionado con el turismo responsable con animales es la desinformación. ¡Ten mucho cuidado, puesto que hay un gran número de falsos santuarios y refugios de animales o actividades que en las que sus prácticas son sospechosas! Informarse ayudará a encontrar centros y empresas  que realmente están comprometidas con la protección y la responsabilidad turística.

Desde Euroaula Travel te explicamos qué hay detrás de algunas actividades que a simple vista pueden parecer inofensivas y cuáles pueden ser buenas alternativas para practicar turismo responsable con animales.

1. Evita paseos de animales

Puede parecer muy exótico realizar un paseo encima de un animal. Lo que muchos turistas desconocen es que esta practics provoca limitaciones en el movimiento, el acceso a agua y comida, y la relación social con otros individuos.

Debemos destacar que se ejercen diferentes métodos de dominación sobre el animal con el fin de “domesticarlo”. En los elefantes se utiliza el Phajaan que tiene como finalidad quebrar el alma del animal. Con los camellos se utiliza un gancho y cuerdas en el hocico. Caballos, burros, ponys, camellos y elefantes que se utilizan para este fin suelen desarrollar artritis, cojeras, otras dolencias y estereotipias, por no hablar de las enfermedades que el animal puede trasmitir a las personas, sobretodo los elefantes y camellos.

En vez de utilizar un animal para realizar un paseo, alquila una bicicleta, un coche, una motocicleta o incluso el senderismo. te proporcionará mucha más libertad que el animal y no colaboraras en estas malas prácticas, que al final no enseñan nada sobre la vida de estos animales, ya que no son comportamientos naturales.

2. Espectáculos

Existe miles de espectáculos, con animales diferentes, donde el principal protagonista es un animal. Para que un animal consiga hacer este espectáculo, es necesaria la manipulación con alimento y el uso de la violencia. 

Los espectáculos no tienen justificación, puesto que no tienen carácter educativo ni conservacionista. Algunos ejemplos son los osos bailarines que se encuentran en  Europa del Este, India y Pakistán como reclamo turístico, espectáculos de cetáceos en delfinarios y parques acuáticos, shows de loros y exhibiciones de aves rapaces.

Una alternativa es visitar centros de rescate de animales y santuarios que contienen animales que han sido utilizados para espectáculos, en granjas o que su hábitat ha sido destruido. Visitandolo, colaboraras en el cuidado y mantenimiento de estos animales. Asegurate de que el centro no es falso, ¡En un santuario verdadero no hay espectáculos, ni se pueden tocar a los animales!

3. Animales como objeto fotográfico

¿Que tiene de malo hacerme una foto con un tigre o una serpiente?  Cachorros de felinos, monos, loros y reptiles sonlos más demandados entre los visitantes. Estos animales son apartados de sus madres cuando apenas tienen unos meses de vida.

El paso de manos y el contacto constante puede provocarles estrés. Estas criaturas son salvajes y para que sean más dóciles y evitar daños a las personas, son drogados y se les extrae las garras y los dientes o son encadenados. Evita hacerte una fotografías con animales encadenados y cautivos.

4. Avistamientos

Actualmente se llevan a cabo muchos tipos de avistamientos: de primates, cetáceos, focas, aves, safaris fotográficos, etc. Realizar de forma incorrecta esta actividad supone un peligro para los animales salvajes, desde provocar situaciones de estrés por la presencia de los animales, separación de grupos, accidentes. Hay un seguido de requisitos dependiendo del tipo de avistamiento que se realice, en general, es importante respetar el espacio y no perseguirlos, no darles de comer y tener cuidado con las épocas de apareamiento, entre otras.

Busca empresas de avistamientos  responsables, ya que esta actividad si se ejecuta adecuadamente puede suponer una opción única para conocer a los animales en su propio hábitat.

Esto es solo una parte de las actividades que pueden hacerse con animales. Existen  miles de organizaciones que luchan por el turismo responsable con animales, donde puedes encontrar información y empresas que utilizan buenas praxis. Si ha despertado en ti el gusanillo por ser un turista respnsable, desde Euroaula Travel te animamos a que busques información sobre los destinos, con el fin de ejercer un menor impacto en el entorno, sin dejar de disfrutar. Y sobre todo cuando contrates actividades para tus vacaciones, acuérdate de ellos!

Andrea González- Euroaula Travel.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *