COSAS QUE HACEMOS EN HOTELES PERO NO EN CASA

Todos hemos disfrutado de los placeres que ofrecen los hoteles aun teniéndolos en casa, que no es malo, ya que es una forma de liberar tensiones y simplemente, gozar de todo lo que ofrecen los hoteles. Aquí te mostramos un pequeño listado de cosas que hacemos en hoteles, pero no en nuestra casa.Todos hemos disfrutado de los placeres que ofrecen los hoteles aun teniéndolos en casa, que no es malo, ya que es una forma de liberar tensiones y simplemente, gozar de todo lo que ofrecen los hoteles. Aquí te mostramos un pequeño listado de cosas que hacemos en hoteles, pero no en nuestra casa.

  1. Bañarse: Muchos de nosotros seguro que tenemos una bañera en casa, pero en lugar de usarlo, utilizamos la ducha como alternativa, ¿más rápido, quizás? En cambio, cuando nos vamos de viaje y nos alojamos en los hoteles, disfrutamos de las bañares llenas de espumas y vaho, y nos pasamos un buen tiempo allí, ya que nos da paz y tranquilidad.
  2. Utilizar todos los botes de champús, gel y crema: aunque nos llevemos botes de champú, gel y crema, al llegar en el hotel, todos nuestros productos pierden todo el sentido. Simplemente es el placer de disfrutar algo nuevo y todo lo que ofrece un hotel. Aunque siempre habrá alguien que preferirá usar tu propio champú, gel o crema, simplemente porque le es más cómodo.
  3. Comer en la cama: ¿Se siente bien comer en la cama al despertarse verdad? Simplemente da gusto. Alguien puede que se haya propuesto hacerlo, pero seguro que lo sigue proponiendo, y los que han logrado comer en la cama seguro que no le ha encontrado mucho sentido.
  4. No hacer la cama: pequeños placeres que nos damos en los viajes. Levantarse, arreglarse y marchar sin tener que hacer un mínimo esfuerzo de hacer la cama, que es algo que haríamos en casa porque son nuestras obligaciones.
  5. Desayunar: diariamente nos tomamos un café y si hay tiempo, lo acompañamos con tostadas o galletas. Incluso seguro que hay días que salimos sin desayunar. Pero cuando estamos en un hotel es todo lo contrario. Comemos como si no hubiera un mañana y nos zarpamos todo. 

¿Hemos acertado?  ¿Más cosas que hacemos en hoteles pero no en casa?¿Algo más que añadir?

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *